Trabajo y relax fuera de tu lugar de residencia

Barcelona ha sido una población que se aprecia por disponer de buenos restaurantes y tabernas para pedirse alguna buena ración sentado en un velador del casco antiguo ó degustar unas tapas en otro espacio propio del centro de la ciudad. He llamado a un conocido a cenar juntos para no estar solo la primera noche y no despistarme por estas barrios, a pesar de que hay que reconocer que resulta demasiado improbable desorientarse en esta urbe, dado que sus barrios son muy dispuestas. Nuestro querido amigo vive en esa localidad mucho tiempo y se mueve muy bien, puede conocer los sitios en los cuales alguien se podría perder un día laborable.

En esta ciudad y en esta estación hay bastantes turistas que hacen que alguien no se sienta solo y la villa disponga de un aparente vistoso por la noche debido a la cantidad de individuos de variadas razas y edades que se hayan, que con el estilismo de moda de sus diversos territorios, iluminan la urbe.

Nuestro acompañante me propuso ir un espectáculo de danza que llegó actualmente a la ciudad con alta presencia de público, sin embargo, llevaba un día interminable de trabajo que no me apetecía sentarme en una butaca de una sala a mirar un espectáculo, por que existía la amenaza de adormecerme durante el espectáculo, otra sugerencia que se le ocurrió era asistir a un concierto de un grupo musical famoso, sin embargo no existian entradas disponibles, se habían acabado y no queríamos pagar más por un asiento que tendríamos que adquirir en las inmediaciones del recinto de una zona de Esta ciudad en el lugar que pretendían intervenir los artistas.

La recomendable opción ha sido asistir a cenar, donde pedimos unas raciones que a pesar de que portaban exiguo cantidad estaban maravillosas al paladar, hacían mezclas de manjares que permitían que cada bocado proporcionase un único placer para el gusto, que si digo la verdad es fácil de agradecer. Acompañamos estas tapas con una jarra de vino de la tierra, no alcanzo a recordar de la marca pero era un tinto muy suave y olor a fruta, obviamente la copa la acabamos y concluimos la 1ª parte de la salida nocturna con unos licores de sabores artesanos que nos desinhibieron algo.

Al salir del chiringuito de tapas llegamos a un local especializado en ginebras de importación, las cuales tomamos unos gin tonic con tónicas correctamente aderezados que nos dejaron el cuerpo acondicionado para iniciar la hora final de la velada, que empezamos en una discoteca enorme que estaba cargada de escorts Barcelona de diversos países y varios españoles, el ruido de la discoteca no era adecuado para conversar demasiado, pero puesto que el nivel de alcohol se hallaba ahora abultado ni presentábamos muchas deseos de hablar, solamente relatábamos matices de las mujeres que estaban por la sala, existian diversas muy altas y guapas, pelirrojas y de pelo castaño, intentamos charlar con unas cuantas de dichas chicas, pero tampoco estuvimos afortunados ó somos ya bastante viejos para dichas señoritas más jóvenes. Un obstáculo esencial era que el dominio del inglés dejaba mucho que desear y pienso que tampoco conseguían comprender aquello que les intentamos aseverar, que no era otra cosa que nos fuéramos a el hotel de Barcelona con cualquiera de ellas. Al final acudimos a un local privado ubicado en la zona alta de La ciudad en el cual hayamos el entorno más ardiente que he conocido en mi vida en un local de este tipo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr