la transición en la cama en los tiempos modernos

Conseguir imaginaciones eróticas puede ser frecuente tanto en ellos como en mujeres, surgen de la imaginación como   una medida   de complacer experiencias ó situaciones, que por alguna circunstancia, no  las podemos iniciar ó no las queremos hacer realidad, por ello se dice ” la imaginación al poder ” el sexo masculino han sido más prácticos  en sus imaginaciones, les encanta llevar a cabo, y además dejarse dirigir, en cambio las señoras han sido bastante sentimentales.

La sensualidad es una parte del mundo que el 100% deseamos disfrutar, con las  imaginaciones  se prenden pasiones, se pierden recatos.

Escorts Barcelona

Puede ser una medida variada,  para luchar contra  la costumbre  a la que nos estamos ligados  en varios   momentos de la realidad,   comprendiendo que el agrado enfunda y estimula a el 100% los actores de nuestra imaginación.

Las hay ocultas o públicas, ardiientes, excitantes, dependiendo de su intensidad, la cantidad es casi infinita  y varían  con su rutina.

Consumarlas en verdad, va a ser un desafío, suerte ó una frustación, sin embargo siempre nos rescatan de la repetición   y su práctica, a la vez que vemos mejor la  sexualidad.

Las escorts   han sido participes, reservadas y desinhibidas   que  crean   las ficciones en su opción  más auténtica   y se ocupa de convertir   caprichos solo imaginados en sentimientos   muy próximas a la circunstancia.

Estas escorts se transforman en la picara estudiante. No hay nada más agradable que intervenir en imaginaciones con chicas, que no tienen escrúpulos,  no cambia su medida de verte y vive el placer con esmero.

Imaginaciones eróticos de la chica

1. Ficciones con su pareja (las socialmente permitidas). Lo atractivo de estas ficciones puede ser que se tiene bastantes probabilidades de que se  conviertan realidad. Tener hacer el amor de manera salvaje,tener sexo en la playa, en la cocina, en casa de un amigo, utilizar juegos propios de un sexshop.

2. Sexo con una asistente que no sea tu pareja. Con una relación del pasado, con un conocido, con un anónimo. Pensar en una afinidad de cónyuge no permite que automáticamente nos dejen de atraer el hombre o que no seamos capaces de  recordar    ocasiones de la juventud  compuestas de amor

3. Hacer el amor con otra señora. En la chica no se tiene tan asiduamente  los complejos sexuales con dicho tipo de vivencias    igual que en el hombre  y por lo normal no se imagina con hombres conocidos sino con una persona que sabe complacer lo que se reclama.

4. Manejar o hacerse la manejada. Como que nos golpeen sueve, Sexo apasionado o forzado, etc. no violento. Pueden ser sueños que la mujer únicamente informa a su esposo en el momento que la naturalidad o la afinidad sexual es bastante elevada, suele ser una forma de querer  desenfrenarse, pero a la inversa además suele ser asiduo dirigir sujetos que les controla o el cual alberga más poder o energía.

5. Recibir placer con la lengua. Es la imaginación por autonomasia que genera más instantes excitantes, donde el ejemplo de sujeto que nos interesa se muere por complacer con el conseguir gozo con la boca igual como un esclavo  y que  posee igual como tú.

6. Pasión maternal. A ellas les hace percibir la confianza de que su deseado no se convertirá en humo en un momento, su deseo por ésta es perenne y combinar su código genético con el tuyo, es el sumun de la lujuria inmortal.

La realidad nos muestra que aquella imaginación hay que controlarla, es carísima

7. Hacer el amor en grupo. Las imaginaciones igual que  hacer tríos, ver a algunos, etc les da a apreciar que queremos perder estos escrúpulos del deseo y la forma de ratificarlo es en compañia.

8. Lujuria tipo Hollywood. Haber sido tan  atractiva que el chico soñado   no quiere contener su frenesí  y consiga percibir igual que una Diosa y que en su existencia sea descartado otra fémina. Un romance tipo “lo que el viento se llevo”.

9. Realizar tareas de  stripper o escort. Consiste en una fantasía en la cual un sujeto les da por complacer los intereses eróticos y disfrazadas de vampiresas nos permite vivir irrefrenables, manejando  el arte del frenesí regresando chiflado a un hombre en la cama sin recato y sin que importe la clase de relaciones ardientes.

10. Sensualidad casual o ” aquí te pillo aquí te mato”. Es el clásico deseo porque si, lo deseoamos y ya está sin prejuicios, un anónimo para un tiempo de gran placer independientemente del sitio en el que estemos. Esas situaciones consiguen terminar en gatillazo muchas veces.

Imaginaciones ardientes del hombre

1. Ficciones con su señora. Aceptan disfrutar de sus imaginaciones con la mujer que se selecciona de pareja, consiste en proyectarla igual que un papel sensual, hacer el amor en locales públicos, en el trabajo, en el montacargas, en un baño publico, etcétera…

2. Deseo con una desconocida. Casi siempre es una forma de percibir otra vez la lujuria, el frenesí apasionado, por ejemplo con una íntima, una querida, un amor anterior o una imagen publicitaria.

Escort Barcelona

3. Los cuales sus parejas se masturben para ellos. El percibir a la mujer deseosa de frenesí tocándoselos genitales, le permite notarse codiciado con igual fuerza  que él, resulta una fantasía donde el retrato de sus deseos produce una sensación de poner en común natural  deleite y satisfacerla es el mejor de éstos.

4. Deseo oral. El deseo oral resulta una forma de ejercer sexo que no realiza bastante espacio únicamente lo practicaban las escorts  y las parejas negaban este tipo de vivencias, por lo que la fantasía  es percibir que lo consigue por que posee igual que tú y disfruta tanto ó más que en el momento que él se lo realiza.

5. Deseo. A los varones les encanta realizar el practicar el amor por detrás ha sido una forma de percibir el dominio absoluto de su novia y por el auge de la costumbre el agrado para los chicos es maravilloso.

El ano resulta una región erógena, bastante más para los hombres que para el sexo femenino, por algo se dice que el punto Erógeno de los varones esta en aquella parte, esta clase de vivencias no se corresponde nada de preferencia sexual en concreto, el rozar esa zona delicadamente con el dedo provoca un placer grandioso, para los que desean experimentar emociones máximas, probadla, no la olvidaréis.

6. Dominación. El deseo de manejar a su novia alberga como fin  hacerla gozar para desembocar a un punto que la vuelva loca, en el momento que el sueño es que seas abducida ( que te aten los pies ) ser usado sexualmente provoca un éxtasis al cual no te deberás resistir dejándote llevar por  su voluntad la cual desea llevarte al orgasmo más increíble de tu vida

7. Deseo con 2 o más féminas. Verse suficientemente  fuerte  para hacerlas gozar a la mayoría con múltiples momentos excitantes, ser deseados igual que un dios del Olimpo genera un subidón de la lascivia totalmente genial.

8. Observar a su cónyuge con otra fémina u algún señor o el solo con todo hombre. Observar a su esposa ser tocada y manteniendo vínculos con otra señora genera  una percepción de excitación ya que al fin ellos las posee a las dos. Por el contrario el mirarla con otro hombre le consigue vivir antojos de poseerla darle todo el deseo que ella pide.

En el caso que la imaginación es a solas con otro señor no supone ser homosexual  además la atención de  tocar un cuerpo que le resulta familiar perfectamente y con el que vive emociones parecidas.

“probar siempre enriquece”

9. Voyeur y exhibicionismo, orgias. El lugar contrario de la sexualidad de carácter íntimo y no público, es mostrarse, vivir que alguno no cumple las reglas de la buena educación genera un placer absoluto, es necesitar desatarnos del sentido aburridísimo del pudor, mirar que alguno (voyerismo)  u   otros   consuman frenesí motiva esta percepción de gozo simple y sin límites.

10. Sentirse dentro en una escort. Puede ser una ilusión en la que este lado sensible que todos los sujetos disponen, suele intentar el extender de los sentidos, hacerse  totalmente distinto y vivirlo con descaro y sin recato para aquello la lencería, pelucas, plataformas, tangas etc. les consigue percibir ser la mujer que quieren probar, la ilusión no supone algún género de feminización del sujeto es un estado más psicológico que corporal.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr