Ciudades del mediteraneo

Barcelona es una población que se destaca por disponer de estupendos mesones y cafeterías donde degustar una buena tapa sentado en un velador de la parte antigua ó degustar las tapas en algún lugar tradicional del centro de la ciudad. He covidado a un amigo a cenar juntos para no estar solo la 1ª velada y no perderme por sus barrios, a pesar de que se tiene que admitir que resulta demasiado improbable despistarse en esa urbe, debido a que sus calles vienen bastante organizadas. Mi buen amigo vive en la población mucho tiempo y la conoce a las mil maravillas, puede saber los sitios en los cuales uno se puede perder un día entre semana.

Aquí y en este mes tiene muchos visitantes que hacen que alguien no se sienta solo y la población se observe colorido por la noche debido a la cuantía de gente de diferentes etnias y edades que existen, que llevan ropa de moda de sus variados lugares, dan colorido a la ciudad.

Nuestro acompañante me recomendó ir una obra de teatro que está hace poco a la ciudad con bastante concurrencia de espectadores, pero, llevaba una jornada interminable de reuniones que no me apetecía aposentarme en una butaca de un local a observar un espectáculo, dado que había el riesgo de dormir a lo largo de la actuación, otra propuesta que se le pasó por la cabeza es asistir a un espectaculo de una banda de música reconocidos, sin embargo no existian tickets disponibles, se habían vendido y no nos apetecía abonar más en un asiento que tendríamos que obtener en las cercanías del lugar del evento de una parte de Esta ciudad en el cual pensaban intervenir los músicos.

La mejor opción ha sido asistir a cenar, donde pedimos unas tapas que si bien llevaban poco contenido se mostraban espléndidas de gusto, hacían combinaciones de alimentos que hacían que cada bocado proporcionase un original deleite para el sabor, que a decir verdad es fácil de reconocer. Disfrutamos las mencionadas tapas con una jarra de vino del Penedés, no alcanzo a recordar de la etiqueta pero fue un caldo muy suave y afrutado, obviamente la botella la terminamos y concluimos la primera parte de la actividad de la noche con unos licores de sabores artesanos que nos entonaron un poco.

Al salir del chiringuito de tapas llegamos a un bar con especialidad en ginebras de importación, donde tomamos unos gin tonic con tónicas correctamente aliñados que nos pusieron el cuerpo acondicionado para activar la hora final de la noche, que iniciamos en una sala enorme que estaba llena de visitantes extranjeros y determinados españoles, el ruido del lugar no era adecuado para dialogar nada, pero teniendo en cuenta que el nivel de alcohol estaba ya exagerado ni presentábamos muchas ganas de conversar, únicamente comentábamos matices de las mujeres que se veían por la sala, había diversas bastante estilizadas y hermosas, morenas y rubias, pretendimos charlar con algunas de dichas escorts de Barcelona, sin embargo tampoco estuvimos afortunados ó estamos ya bastante mayores para estas chicas más jóvenes. Otra barrera fundamental era que nuestro manejo del inglés era muy bajo y pienso que no conseguían comprender lo que les intentamos aseverar, que consistía en irnos a nuestro hotel de La ciudad con alguna de ellas. En último término acudimos a un club privado que estaba en la parte alta de La ciudad donde descubrimos el ambiente mejor que he visitado en mi vida en un lugar de esta clase.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr